Sí te roba tu energía, no es bueno.

Estándar


Una de las grandes lecciones que he aprendido en la vida es justamente soltar todo aquello que me roba la energía, a menudo las personas llegan buscando ayuda para solucionar sus problemas cotidianos, curiosamente los personajes más populares que alteran la vida de las personas suelen ser sus hijos, su pareja y su jefe, tradúzcase también trabajo. Estos tres roles giran alrededor de la mayoría de nosotros generando conflictos internos y una eterna batalla que no tenemos la más mínima idea de como librar. El nudo se va enredando rápidamente en la cabeza  y en el corazón generando más caos y trayendo consigo dudas y más dudas.

Nos encanta comprar peleas y que mejor si la pelea es propia, así que más tarda en asomarse el sol, que nuestra cabeza comenzar a girar con pensamientos irritantes y el día comienza “peleando con la pelea” , increíblemente nos apasionamos tanto contando estas historias que al final del discurso pareciera ser que estamos un poco más tranquilos, no obstante también podemos ver nuestro lánguido reflejo, devastado y sin brillo en los ojos.

Justificar la razón de las miles de batallas que libramos a diario, es una forma de validarse, como también es una excelente forma de elegir seguir haciendo las cosas de la misma forma, entonces “Sí hasta ahora has hechos las cosas de la misma forma y los resultados han sido siempre los mismos. ¿Qué vas a hacer diferente esta vez?. Responder esta sencilla pregunta significa explorar adentro del ser humano, dejar de culpar a los demás por las decisiones que hemos tomado y comenzar a tomar acción sobre nuestros actos.

Las consultas más frecuentes que a diario recibo, son en un 100% referentes a las relaciones con otros seres humanos, normalmente las personas reportan tener la razón, muchas veces la tienen, en otras ocasiones no. Lo cierto es que de forma natural y genuina estamos acostumbrados a justificar todas y cada una de nuestras acciones, confiriendo al otro la responsabilidad de cualquier asunto conflictivo. “El problema es de él, Yo? Yo estoy bien”. Sin embargo al final de una jornada de servicio, podría concluir que las personas sufren, se enganchan, y permiten que les roben su energía porque así lo deciden. Es más cómodo quejarse del jefe, de la pareja, o de los hijos, que intentar cambiar la forma de pensar y sentir, permitiéndose ver las cosas con la real importancia que tienen.

          “Lo que no aprendes hoy, la vida te lo vuelva a poner en el camino, mucho más fuerte                                                                    hasta  que aprendas la lección para tu vida.”


En algún momento de mi vida, también yo tuve una batalla interna, las veces que aparecía siempre era de frente contra el jefe, mantuve quejas durante más de dos años, me fui profundizando cada vez más en el mar de lamentos que yo misma me inventé y le permití a las situaciones y a las personas robar toda mi energía, mi alegría y mi motivación… pero como la vida siempre es justa también tuve mis ángeles humanos alrededor, tal vez no compadeciéndome, cosa que hoy agradezco muchísimo pues sí se hubiesen sentado a llorar conmigo quizá sería una guerra de mil años; ellos más bien me acompañaron con firmeza y creo que siempre me repetían “Lo que no aprendes hoy, la vida te lo vuelve a poner, tal vez más fuerte hasta cuando lo aprendas”, así que con mucha apertura comencé a preguntarme el ¿Para qué? y lo que debía aprender, aunque este camino no fue fácil y el aprendizaje se lograra con lo que yo llamo lágrimas de sangre, lo cierto es que una vez lo pude asimilar me pude liberar y ver las cosas desde otra perspectiva.

Hoy no tengo más que agradecimiento hacia esas personas y hacia esas situaciones que me retaron y me obligaron de alguna forma a dar el giro, pregúntense ¿Qué están haciendo hoy para elegir el camino del No Sufrimiento?, ¿Cómo puedo validar la perspectiva y la opinión del otro, antes de imponer la mía? ¿Qué puedo hacer para alivianar mi viaje? ¿Cuáles son las decisiones que quiero tomar para llevar mi vida como desearía?

Elige vivir hoy con plenitud, perdona rápido, escucha a los demás, suelta todo aquello que pese en tu vida y sobre todo créele a tu intuición, siempre tendrá la respuesta que necesitas. Pero esa es otra historia que más adelante les cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s