Donde el corazón te lleve

Estándar
vadondetiporta

De la película Donde el corazón te lleve.

Primera Parte. Rutina

La vida día a día nos presenta mil caminos, todos los días debemos elegir desde la hora de levantarnos, la ropa que ponernos, qué color me queda mejor con mi estado de ánimo, y qué vamos a desayunar… el resto del día hasta cuando ponemos la cabeza en la almohada, no es muy diferente, decidir, decidir y decidir.

A veces la vida, nos muestra los mismos caminos, casí todas las veces nosotros elegimos los mismos, por costumbre tal vez, o por la pereza de pensar, de arriesgarse, de ver las oportunidades que hemos querido ver, pero no nos atrevemos.

Repetimos una y otra vez los mismos rituales, las mismas costumbres, las mismas frases, dándo vueltas y más vueltas sobre el mismo punto, atándo nuestras posibilidades, aferrándonos al pasado, condenando al futuro a repetir la historia.

Pasado y Futuro

Anhelamos un mejor futuro, entonces vivimos evadiendo el ahora, dejando escapar las cosas simples como disfrutar del pequeño rayo de sol o desayunar en familia. Nos pasamos la vida persiguiendo la inspiración, una mejor posición laboral, un mejor status, el dinero, o cualquier cosa que creamos que nos va a dar una vida mejor.

“Nos pasamos la vida persiguiendo el final del arco iris”

Hemos elegido vivir esta vida llena de carreras y trancones, llena de horarios y de tengo qué; olvidándonos de todo, incluso de nosotros mimos, de nuestros verdaderos deseos, de lo que nos nutre el alma.

Aceptamos ese trabajo con ilusión, con la esperanza de mejorar la calidad de vida y pagar mejores colegios, ahorrar para la universidad de los hijos, comprar un mejor carro, etcétera… pero en el camino se acabó la emoción y el dinero no fue suficiente para suplir la frustración de sentirse en lugar equivocado.

Hemos elegido la vida que vivimos, hemos tomado las decisiones que nos tienen donde estamos, puede ser el momento perfecto para dejar de excusarse en los demás y aceptar la realidad amorosamente, es hora de responsabilizarse de las decisiones que cada uno ha tomado y comenzar a tomar decisiones coherentes con lo que anhelamos en lo más profundo del corazón.

"Acéptalo, abrázalo y déjalo ir. La verdad siempre librera"

Segunda Parte. Soltándo, aprendiendo a viajar más liviano.

DSC04497

En el Vichada iniciado el 2016, cuando descubrí que soltar el poder es una delicia.

Hay cositas que no es necesario cargar, las culpas, la frustración, las quejas, el sí yo hubiera, el “y sí sale mal?”. Te has puesto a pensar: ¿Qué tal que si te sale bien?.

En la medida en que la vida avanza y avanzan los años, uno comienza a hacer del cambio parte de su vida, así como la canción de Mercedes Sosa:

“Cambia el rumbo el caminante
Aúnque esto le cause daño Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño”

Entonces uno aprende a ser más uno, con más fuerza y con más luz propia, uno aprende a fluír con su esencia y eso hace que que le des la real importancia a las cosas, ni más ni menos, las cosas solo son.

Viajar más livianos significa aceptar lo que somos y como somos, no solo con valentía, sino con mucho amor, significa abrazar la realidad, soltar las ganas de querer cambiar todo lo que no podemos.

Las cosas definitivamente son como son, no como queremos que sean, porque la diferencia entre lo que es y lo que esperamos se llama sufrimiento, dicen los budistas. Viajar más liviano significa abrazarnos a nosotros mismos y permitirnos ser como somos. Amar desmedidamente, odiar con franqueza y conciencia. Viajar más livianos significa comenzar a observar con curiosidad, sin juzgar.

Dejar de querer controlar el resultado te libera, es mágico. Bajar los brazos y equivocarse también se siente bien. Cuando esto sucede, comenzamos a sacar los egos de la maleta llamada “tengo la razón” y permitirse el “voy a probar a ver qué pasa”, sin duda la vida se hace menos pesada y entonces surge el niño explorador que todos llevamos dentro y todo parece sorprendente.

Explorar nos permite dejar de juzgar, explorar nos permite descubrir y descubrirnos capaces de cosas que no creíamos posibles, disfrutando lo que nunca imaginamos.

“Explora con curiosidad y descubrirás cosas impensables”.

Tercera y Última Parte. Decisiones

decisiones

Ciudad Perdida, Colombia. Comenzando el 2014

Esta educación LATAM nos educó para ser esclavos de nuestras propias decisiones, de las decisiones de los demás y de las decisiones que tomamos por defecto, por miedo, por la parálisis que nos genera el falso control que tenemos sobre todo ó simplemente por escuchar la voz de los demás en lugar de escuchar la voz propia.

Nos enseñaron a vivir con miedo, a decidir con miedo y a cargar con la culpa. Nos enseñaron a dudar de nosotros mismos y a elegir por descarte lo que nos asegura un “futuro mejor”. ¿Acaso nos preguntaron, que es lo que te hace más feliz en el mundo?

Fragmento de: Song Inside de Ethan Lipton feat. Christopher Ferreira

No tienes que preocuparte o arrepentirte, de lo que has dicho o hecho. Sí sabes que cantaste la canción de tu corazón.

Hace un mes fuimos invitados a un matrimonio de 15 años de casados. Sí, una pareja con más de 15 años de aventuras, dos hijos y un perro, una pareja que decidió entregarle a Dios esa responsabilidad y unirse para el resto de sus vidas. En el sermón el Cura habló de la importancia del amor y del lenguaje del corazón, un discurso realmente conmovedor.

El corazón siempre tiene la respuesta, decía el Padre, refiriéndose a todos los momentos de la vida en los que hemos dudado y no encontramos salida, cuando hubiese sido tan fácil sentir y escuchar la voz interior.

Lloré con ternura durante el 90% de la ceremonia, comprendiendo, que ese discurso que con frecuencia utilizo con mis pacientes, es el dircurso más certero. La varita mágica la tiene cada uno dentro, el baloto está dentro de tu corazón.

Abrimos la posibilidad de desafiarnos a creer en nosotros mismos y ser valientes al tomar la decisión de confiar en nuestra habilidad innata para saber que es lo que más nos conviene. Creer en nuestra intuición, significa escuchar nuestra voz interior y asumir los riesgos que nos sacan de esa falsa seguridad, significa atrevernos a explorar lo desconocido.

Normalmente pensamos que los demás saben cual sería la mejor decisión que nos aportaría a el futuro soñado, se trata de creer y reclamar nuestro poder, confiar en la luz propia y actuar por nosotros mismos con toda nuestra integridad personal. Dejar al miedo a un lado y luchar con arraigo por satisfacer nuestros propias metas, lo que también implica decir no, con firmeza y abandonar la necesidad de recibir aprobación de los demás. Es recuperar el instinto y la capacidad de actuar en pro del propio beneficio.

Hemos puesto nuestros sueños en lista de espera, anhelando el día en que por fin los deseos de nuestro corazón se apoderen de nuestra realidad, esperamos constantemente el día en que podamos ser esa persona que querermos ser.

Vivimos con una venda en los ojos y en el alma, persiguiendo el yo perfecto, y eso nos ha cegado, nos impide ver el maravilloso ser que llevamos dentro, eso nos impide escuchar el corazón y enrumbarnos por fín hacia nuestro soñado destino.

Vuela con los bolsillos llenos de ilusiones, brilla tan fuerte como puedas con tu propia luz, escucha la canción de tu corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s