Almas Gemelas

Estándar

En el momento de ser concebidos, la luz del universo nos entrega a los seres humanos a las dos primeras almas gemelas de nuestra vida. Los padres, esos que nos crearon, heredándonos, cada uno, un pedacito de su ser.

“Madre no hay sino una”

Una sola fuimos, el alma gemela que siempre va a ser parte de tu vida. Las madres siempre serán ángeles en nuestras vidas, aveces regañando y refunfuñando; otras veces acompañándonos y guiándonos cuando no encontramos el camino. Las madres darían la vida por sus hijos, y la dan, en el momento del parto cuando nos traen a la luz del mundo.

Fuimos uno solo y seremos almas gemelas hasta el infinito, como no agradecer a una madre sus cuidados, su amor incondicional y su infinita lealtad.

En esa etapa de la niñez, seguramente uno tiene más almas gemelas, personalmente recuerdo a mi padre y quizá un potencial abuelo que murió cuando apenas yo alcanzaba los once años, recuerdo a mi padre y su complicidad, su ternura y su puente infinito conmigo. No me alcanza la memoria, para acordarme de más seres mágicos rondando en mi vida, quizá porque el nivel de conciencia de esa corta edad, no da para más. Quizá porque la energía de un niño está más enfocada en jugar, explorar y aventurar, quizá porque mi alma gemela maternal se encargaba de todos los cuidados y de empujarme a experimentar más, así fue siempre mi madre.

“Jóvenes, Bellos e Inexpertos”

Temporalmente uno juega a tener almas gemelas, durante la confusa adolescencia, esa época en que uno no se aguanta a sí mismo, esa época en la que crecer no tiene sentido, ese época en la que nada tiene sentido. Por ahí rondan las mejores amigas, siempre tan recordadas, esas las de las pilatunas y risas desmesuradas, a ellas también las seguiré considerando almas gemelas.

Con el paso del tiempo, uno va encontrando seres que se cruzan en el camino, se quedan, se van, se convierten en amigos del alma. Amigos que siempre van a estar en tu corazón, amigos que a veces te confrontan con realidades y hasta con la realidad personal. Son seres mágicos, que muchas veces uno no logra aceptar, o no logra comprender el mensaje de verdad que traen para uno. Un verdadero regalo, que no podemos comprender, recibir y apreciar.

“Todo llega en el momento indicado, ni antes, ni después”

 Hace mucho tiempo atrás, cuando yo era niña, mi abuela decía: Eso de novios para cuando le sane el ombligo. En pocas palabras, eso traduce inmadurez, dicho más bonito, todo llega a su tiempo.

Es por eso que muchas veces uno cree que encontró ese ángel compañero, se enamora locamente y pierde la cabeza por ese que uno creyó ser su complemento perfecto. Pasa una y otra vez, hasta agotar el cuerpo y el sentimiento.

Sin embargo un día cualquiera, cansados de rodar sin rumbo, uno reconoce esa luz en el corazón de su verdadero amante. Mutuamente se re-comocen, como si se hubieran conocido desde siempre y muy seguramente así es. Dos seres que se saludan desde su alma, dos seres que se conectan afuera del tiempo y una sensación muy adentro  que lo sabe.

Definición de Pareja: “Acompañado es más rico”

La abuela tenía razón, todo llega a su tiempo, no antes, no después. Cuando yo re-conocí esa luz, lo supe de inmediato, supe que la vida nos había juntado, supe que era de algún modo una elección, como supe que el camino no estaba libre de obstáculos.

Al ángel que elegí para vivir esta aventura llamada vida, le agradezco mucho más que dejarme ser yo misma, le agradezco mucho más que llevarme a ver el mundo, no solo en el que te conectas con otras culturas y otros países; ese mundo que se siente, no el que se toca.

Mi ángel, mi amante, mi amigo, es sin duda la conexión más fuerte que tengo con el amor, un ángel guardián y aventurero, que también sabe que es mejor animarme a superar los retos, en lugar de resolvérmelos.  Amor puro y verdadero.

Entonces todo ya está organizado, qué más le puede pedir uno a la vida. Encontrar el amor, quizá ha sido mi mayor objetivo en la vida, conseguir un buen trabajo no solo NO ha sido mi meta, más bien se opone diametralmente a mi sentido de vivir. Así pues, teniendo a esa alma gemela guerreando con uno, ya es un gran honor.

Ahí es cuando la vida lo sorprende a uno, con un nuevo regalo, mucho más de lo que podía desear. Ahí fue cuando apareciste tu, y lo escribo con nombre propio, a modo personal, porque es para ti. Apareciste tu con tu sonrisa y un nombre igual al mío. Lina María. Apareciste llena de amor y generosidad.

Extraño nuestras tardes de aventuras, recordar mi niñez a tu lado, mientras nos tomamos de la mano y cruzamos una calle cualquiera. Extraño las risotadas y nuestras parrandas tejiendo y bordando. Extraño todos los momentos que pasamos juntas porque cuando uno tiene más de un alma gemela, puede sentirse infinitamente bendecido.

Personalmente me considero una persona muy afortunada, partí a una nueva aventura de la mano de mi alma gemela pasional,  mi complemento perfecto. Guardé en mi corazón un recuerdo en medio de nuestra nostálgica despedida. Tu no eres mi complemento, tu eres como mi reflejo, es como si me viera al espejo.

Tu lo sabes, tee quise desde el primer momento, como mi hermana y mi amiga, porque supe que nos conocíamos desde siempre, como me sucedió con Santi. Te guardo en el lugar más sagrado, en mi altar de almas gemelas, tu con tu luz, alumbrándonos.

Gracias por llegar a mi vida y darle color a una zona olvidada, gracias por ser quien eres, gracias por seguir acompañándome en el camino.

LOVE YOU

Amuleto de Amigas

 

 

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s