Hans Hubermann, El hombre que tocaba el acordeón…

Estándar

 

1385088332.png

The Munich Time

El mundo conoció a Hans Hubermann gracias a la Ladrona de Libros (Liesel Meminger), hermoso libro escrito por Markus Zusak. Hans, un personaje que tocó mi alma, casi puedo sentir su amorosa mirada, tal cual la describe Zusak en su impecable narrativa.

Hans apareció detrás de las palabras, sosteniendo una una tímida y aporreada Liesel Meminger, su hija de acogida. Él la sostuvo con su amor, su sencillez, su inteligencia y un guió cómplice cada vez que afinaba las notas de su acordeón.

Este hombre que inspira el recuerdo de los abuelos, e incluso  a mi propio padre lleno de amor incondicional, armonizó con su ser los oscuros días del holocausto.

Un personaje auténtico, que amó a Liesel desde que la vió; la amó aunque no fuera de su propia sangre; la amó a pesar de la adversidad; por encima del mundo entero. Hans, reconoció a Liesel como lo que somos, seres humanos. porque un alma como la de Hans, sabía que todos somos uno mismo y nos necesitamos para sostenernos en esta vida.

Esta es la razón por la cual este sencillo hombre, trabajó día tras día pintando persianas de sus vecinos y otros ciudadanos por un cigarro, o por nada, simplemente por pintar y ayudar en algo. Así fue como asiló a un Judió en su casa, arriesgando su propia seguridad. Así fue como Hans tocó el acordeón cada vez que Liesel estuvo triste, quizá para acompañarla con las notas del alma.

Hans es la comprobación  del ser que ama lo que hace, más aún cuando pintas casas gratis en medio de la segunda guerra mundial.

Él comprendía muy bien el concepto tan trillado en la modernidad, “Gente que ama lo que hace”, concepto que lideres, coach, pastores, sacerdotes y mentores quieren transmitir desesperadamente a la gente. Hans no tuvo necesidad de sentarse día y noche a escuchar conferencias en TED o inspirarse en Steve Jobs, solo tuvo un sentimiento llamado felicidad; sentimiento que le permitió disfrutar de su presente por miserable que este fuera.

Hace poco, escuchándo a Mabel Katz, entre las muchísimas cosas interesantes que esta increíble mujer comparte, hubo algo que llamó poderosamente mi atención.

¿Que es eso que harías, aún cuando no te pagaran? ¿Que escogerías hacer solo por diversión?

No lo pienses, decía ella, lo primero que se te venga a la mente. Debo confesar que hice un esfuerzo y contuve mi mente, miré mis manos enredando hilos y me respondí, esto. Lo sentí, lo disfruté, y contecté justo con esa energía que me hace escaparme del mundo.

El señor Hubermann lo sabía, hace más de 70 años, existiendo quizá solamente en la mente del escritor, el señor Hubermann solía tocar el acordeón, dejarse llevar por las notas y aunque lo hiciera de forma poco virtuosa, solía irse de la realidad de la guerra y encontrar un pequeño rincón en el que volaba como un ser libre y auténtico.

Hans amaba lo que hacía, que era mucho más que pintar casas, amó enseñarle a leer a Liesel aunque ni él mismo supiera hacerlo, amaba a Rosa apesar de su fuerte carácter, amó a Max, el judío hijo del músico que le regaló el caordeón y salvó su vida. Es uno de esos personajes que todo lo hace con amor, es uno de esos personajes que uno ama desde que lo conoce.

Todos deberíamos aprender un poco más de Hans, aprender a escaparnos de la guerra,  o mejor, de las guerras personales que día a día nos consumen, todos deberíamos encontrar el acordeón que toque el hilo más fino, el acordeón que nos lleve a ser sin tener que parecer, el acordeón que nos haga ser auténticos sin importar que lo que diga la gente.

Hans se fue de este mundo una noche en medio de la guerra, cuenta la leyenda que al llegar la muerte la saludó, comprendiendo que su trabajo en esta tierra había terminado. Hombre de mirada profunda y corazón grande, dejanos más de tu sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s